Saltar al contenido

Agapornis Swindernianus

Agapornis Swindernianus

¿Te gustaría comprender una de las superiores especies de Agapornis de todo el mundo? El Swinderiana Lovebird, también popular como Agapornis Swindernianus, se encuentra dentro de las más bellísimas de las nueve subespecies de esta raza en el planeta. Sin lugar a dudas un pájaro que a todo el planeta le gustaría tener en su casa.

Que se conoce del Agapornis Swindernianus

Aunque no es muy popular cuando apareció la clase por primera oportunidad, se ve ser nativa de los bosques tropicales del Congo, más allá de que se vieron escasos especímenes en la naturaleza. Podría ser que sea un ave que podría considerarse extinta.

¿La razón? Muy escasas de estas especies se vieron en la naturaleza y son muy difíciles de criar en cautiverio, puesto que su dieta, que se basa especialmente en higos, les impide ser bien criados en un aviario o en un lugar de vida, por lo cual no es un criador.

¿Características del Agapornis Swindernianus?

Es un ave pequeña que consigue los veinte centímetros en la edad avanzada. El color básico de esta ave es el verde, pero tiene un collar negro muy característico, lo que le proporciona el nombre de Agapornis Swindernianus.

Las plumas de la cola también son de tonos verdosos, pero las plumas laterales tienen una raya roja, en tanto que la cola de la cola es de color púrpura azulado. Su pico es gris y muy curvo, más que el resto de Agapornis. Sus iris tienden a ser amarillos y sus patas verdes, en contraste con las de otras especies.

En contraste con otras especies de tortolitos, donde el macho se distingue fácilmente de la hembra, en esta situación no muestra dimorfismo sexual. Entonces hay que ver los huesos de la pelvis para entender cuál es la hembra y cuál es el macho. A una edad temprana, los dos sexos se parecen bastante a los hombres, con un tono de pluma más claro que se oscurece con la edad.

¿Podrías tener este pájaro en cautiverio?

Es verdad que varios Agapornis se mantienen cautivos sin inconveniente y tienen la posibilidad de vivir una vida muy extendida. Pero lamentablemente para los fanáticos de esta ave con el Agapornis Swindemianus, es totalmente irrealizable.

Los criadores que lo intentaron jamás lograron sostener viva a esta ave a lo largo de más de medio año en cautiverio y sin prueba de reproducción. Además, es imposible exportar desde África, puesto que su dieta se basa primordialmente en higos de África, que son muy caros y muy difíciles de hallar por estar a 30 metros bajo tierra. Esto provoca que sea irrealizable sostener un pájaro en una jaula.

Además, es un ave que no se ajusta bien a la vida en cautiverio, aunque lo realice a temprana edad. No les agrada estar enjaulados y la naturaleza especial de su dieta provoca que sea irrealizable criarlos en un aviario. Esto los hace totalmente inviables de hallar, y como cada vez se ven menos de estas aves en estado salvaje, su exportación fue prohibida en algunos países por temor a que la raza desaparezca.

Entradas relacionadas