Saltar al contenido

Barmacia Cariblanca

Barmacia cariblanca

¿Nunca has oído comentar de la clase Barmacia? Es una clase muy hermosa y muy vistosa, apreciada por un enorme número de fanáticos de las aves. Si jamás antes ha oído comentar de esta hermosa clase, en este momento es el instante de comprender a uno de sus integrantes más bellos: la Barmacia Cariblanca.

¿Qué es una Barmacia Cariblanca?

Forma parte a la familia de las anátidas y lo reconocen con el nombre científico de Branta leucopsis. Es endémica del norte de Europa y el este de Groenlandia, aunque en ocasiones se tienen la posibilidad de hallar especímenes en el sur de Europa y el noreste de América del Norte.

Fue descrito por primera oportunidad en 1803 por el ornitólogo alemán Johann Matthaus Bechstein. Pero el constructor del género Branta fue el naturalista tirolés Giovanni Antonio Scopoli en 1769. En los años 70 se empezó a conocer cómo se criaban en zonas dispersas de Suecia. Son aves migratorias que viajan al noroeste de Europa, como las Islas Británicas y el Mar del Norte, a lo largo de los meses de invierno.

¿Qué aspecto tiene Barmacia Cariblanca?

Barmacia Cariblanca es un ganso de tamaño mediano, que puede medir entre 55-70 cm de extenso, alcanzando una envergadura de 130-145 cm, con un peso de 1.2-2.20 kg. No muestra dimorfismo sexual.

Su primordial característica es su rostro blanco, en contraste con el resto de su cabeza, cuello y pecho que tienen plumas negras. El área de la brida también es negra. La parte de arriba de su cuerpo es gris, con rayas blancas y negras.

Las partes inferiores, en cambio, son blancas, con franjas de color gris claro en los laterales. Al volar, se puede observar una raya blanca con apariencia de V en la región caudal superior. Su rabadilla y cola son negras. Las coberteras inferiores del ala son de color gris claro, en tanto que las plumas de vuelo son negras. Su pico es corto, de color negro como sus patas.

¿Qué entendemos de su accionar?

Es una clase fitófaga, lo que supone que su dieta se constituye de hojas, raíces y semillas de espadañas, juncos, plantas acuáticas, musgos y distintas plantas herbáceas como el trébol blanco y algunos arbustos. También es viable que a lo largo del invierno gaste cereales y verduras de los campos cultivados, por lo cual para muchos agricultores podría considerarse una plaga. A lo largo del invierno se alimentan fundamentalmente de los campos de tréboles.

Su época de cría se otorga entre los meses de mayo y junio, viviendo en pequeñas colonias que tienen la posibilidad de ser pequeñas de 5 a 50 parejas o enormes hasta 150 parejas. Aunque algunas parejas tienen la posibilidad de elegir hacer nido de manera aislada. Es un ave de prácticas, que usa cada año la misma región de anidación, intentando encontrar zonas cercanas a los nidos de otras aves marinas. El nido se edifica entre vegetación, en una depresión poco profunda en el suelo, aunque puede posicionarse en una tundra semidesértica, salientes de acantilados o afloramientos rocosos, así como en condiciones de humedad. La ubicación dependerá de los depredadores de la región. En Groenlandia lo edifican sobre acantilados para evadir que depredadores como el oso polar o el zorro ártico ataquen sus nidos.

Cada nidada se compone de 4-6 huevos blancos. La hembra tiene como función incubar los huevos a lo largo de 25 días, en tanto que la labor del macho es controlar que los depredadores no se acerquen. Cuando nacen los polluelos, después de los tres días de vida, los polluelos que viven en zonas altas saltan al vacío a la llamada de sus padres. La tasa de supervivencia es alta, puesto que por medio de su plumaje quedan ilesos del encontronazo. Hasta que aprenden a volar, los polluelos tardan 7 semanas. Los mayores, después de haber incubado los huevos, pierden su plumaje y no tienen la posibilidad de volar a lo largo de 3-4 semanas.

Es una clase muy longeva, con una vida media de 15-18 años. El ejemplar más obsoleto que se registró en estado salvaje vivió 28 años y 2 meses. No fue muy tratado como un ave mascota como otros gansos, pero la gente que los ven en sus lagos o estanques acostumbran cuidarlos como tales, puesto que no dan bastante trabajo.